gestión de puntos calientes

LA IMPORTANCIA DE GESTIONAR LOS PUNTOS CALIENTES DE TU FARMACIA

Últimamente hay una frase que utilizo mucho: “Las campañas se crean en la rebotica, pero luego hay que trasladarlas al espacio físico de la farmacia y al mostrador”.

Esta frase es la respuesta a “No me funcionan las campañas que organizo en la farmacia”. ¿Alguna vez te ha ocurrido esto? Entonces sigue leyendo el post.

 

El día que te sientas a desarrollar una campaña debes pensar que es una larga jornada de trabajo. Uno de los puntos en los que hay que detenerse es en la gestión de los puntos calientes del espacio de venta, piensa que desde que el cliente se acerca a la farmacia, ve el escaparate y a continuación entra, debe de encontrarse con varios impactos que despierten la necesidad (muchas veces inconsciente) de comprar o de interesarse por el producto que se trabaja en la campaña. De ahí la importancia de plantearse qué ubicar en los puntos calientes de la farmacia, cuándo y cómo.

Pero empecemos por el inicio: ¿Qué es un punto caliente?

  • Cuando el paciente entra en la farmacia es la zona de su derecha hasta el mostrador (excepto los primeros pasos al entrar en los que el paciente se ubica)
  • La parte de detrás del mostrador.
  • El mismo mostrador.
  • Zona donde el paciente pasa tiempo esperando su turno.
  • Lineales a la altura de los ojos.
  • Zona de la báscula, pesa bebés, toma de tensión.

 

¿Cómo gestionarlos y no morir en el intento?

Como os comentaba al inicio del post cuando organizas una campaña en la rebotica la debes de trasladar al punto de venta, y una forma de trasladarla es haciendo una buena gestión de estos puntos. En cada campaña piensa qué productos vas a exponer en los puntos calientes y cuando. Si si, hablo de cuándo porque para que sean efectivos y el mensaje llegue al paciente no puedes tener el mismo producto expuesto en bucle durante semanas y semanas, máximo un mes, después deberás cambiarlo y exponer otro, aunque sea de la misma familia pero ya no se recibe el mismo impacto.

Otra regla muy importante, los expositores son un “vendedor silencioso” si se gestionan bien: no coloques expositores a diestro y siniestro, debes pensar en ser minimalista, vale la pena que vayas rotándolos incluso cada 15 días pero no los quieras tener todos a la vez. Si pones demasiados, el paciente recibe tantos mensajes que al final ninguno será efectivo.

¿Cómo organizas los puntos calientes de tu farmacia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies